BLOG EN PRUEBAS

Estamos tratando de iniciar este blog de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, de Segovia que en breve esperamos esté cumpliendo su cometido informativo.

jueves, 30 de marzo de 2017

NECESITAMOS FAMILIAS DE ACOGIDA TEMPORAL DE NIÑOS-AS SAHARAUIS

NECESITAMOS FAMILIAS DE ACOGIDA TEMPORAL DE NIÑOS-AS SAHARAUIS
PROGRAMA VACACIONES EN PAZ
Fueron las mujeres saharauis quienes idearon este proyecto a mediados de los años 80. Vieron la posibilidad de alejar a sus hijos e hijas de las durísimas condiciones en las que viven en los campamentos de refugiados que durante los meses de verano disfrutasen una dieta equilibrada y variada, pudiesen solucionar sus problemas de salud, hiciesen nuevos amigos, conociesen otra cultura y evitaran un verano sometidos a temperaturas extremas en el desierto (llegando a más de 50º C).
Los artífices de este proyecto son las numerosas Asociaciones de Amigos del pueblo Saharaui de toda España a través de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sahara (CEAS)
La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia, aunque se creó el año 1990, se estrenó en este Programa el año 1997 haciendo posible que 20 menores saharauis pasaran los meses de verano en Segovia y provincia. Desde entonces, más de trescientos niños y niñas han pasado sus vacaciones en Segovia y provincia.
El Programa consiste fundamentalmente, en la acogida temporal de niños y niñas saharauis por parte de familias de Segovia y provincia que de forma voluntaria se prestan a acogerlos en sus casas durante los meses de verano.
Objetivos principales:
Posibilitar a la población infantil de entre ocho y doce años salir de los Campamentos de refugiados. Las ya de por sí duras condiciones del desierto argelino se endurecen hasta niveles difíciles de soportar en los meses de julio y agosto, con temperaturas que alcanzan los 50º.
Reconocimientos médicos para detectar posibles problemas de salud de los menores y suministrarles el tratamiento adecuado. Pasan, además revisiones oftalmológicas y odontológicas.
Darles la oportunidad de conocer una nueva cultura, practicar el idioma –estudian castellano desde los ocho años-, unas nuevas costumbres... algo vedado para ellos en condiciones normales, habida cuenta de la escasez de recursos económicos de que disponen.
Beneficios:
Su salud mejora.
Disfrutan de un clima más benigno, una alimentación más equilibrada.
Establecen relaciones de amistad con niños españoles y fuertes vínculos con sus familias acogedoras.
El número de menores que han pasado algún verano en Segovia y provincia ha variado según los años. El máximo fue 34 en el año 2001-2002 y el mínimo en el año 2014 que sólo pudimos traer a 12 niños y niñas debido a la falta de medios económicos. Para resolver el problema de la financiación de los viajes y a falta de ayudas de las instituciones, la Asociación pone en marcha numerosas actividades para la obtención de fondos que permitan la continuidad del programa: Subastas de cuadros cedidos por los artistas segovianos, venta de artesanía donada por los artesanos segovianos, mercadillos, cenas y comidas solidarias, venta de lotería, etc.
El Ayuntamiento de Segovia mantiene un convenio de colaboración con la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Segovia desde hace años que hace posible sufragar los gastos de los niños y niñas que pasan el verano en Segovia capital. Cada billete cuesta entre ochocientos cincuenta y novecientos euros.
El problema con que nos encontramos para seguir adelante con el Proyecto Vacaciones en Paz es puramente económico por falta de ayudas. Siempre contamos con la solidaridad de los ciudadanos y ciudadanas de Segovia y provincia que contactan con nosotros para acoger a los menores.
Durante la crisis las familias que tenían niños/niñas saharauis acogidos años anteriores han seguido con el Proyecto.
Los niños procedentes de los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia) disfrutan en Segovia de una forma de vida muy diferente a la que habitualmente tienen en el desierto, con comodidades que desconocen, un amplio programa de actividades lúdicas y deportivas, atención sanitaria y revisiones médicas. Pero, sobre todo, y así lo demuestra la experiencia de los últimos años, recibirán el cariño de familias que no conocen y con las que no tienen vínculos sanguíneos pero a las que quedarán unidos para toda la vida.
En definitiva, se trata de una experiencia única en la que se combinan solidaridad, tolerancia, aprendizaje, salud, amistad, cariño y cultura.
Hay que recalcar que los niños y niñas saharauis viven en los campamentos de refugiados en familias en perfecta armonía, bien estructuradas. Son víctimas inocentes de un conflicto que dura ya cuarenta y un años y que Marruecos se niega a solucionar mediante la celebración de un referéndum en el que el pueblo saharaui elija su destino que no es otro que la Autodeterminación. Una cuestión de descolonización cuya solución debe pasar, inexorablemente, por medio del ejercicio, por el pueblo del Sahara Occidental, de su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia.


miércoles, 22 de marzo de 2017

¿Y DEL SÁHARA OCCIDENTAL QUÉ?

Se acaba de celebrar, para ser más precisos conmemorar, puesto que ha pasado desapercibido para los medios de comunicación, el cuadragésimo primer aniversario  de la creación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el 27 de febrero de 1976, un día después de que el último contingente del ejército español abandonara el Sáhara.

Coincidiendo con la efeméride, PSOE y PP, de la mano de los expresidentes González y Aznar han encabezado un movimiento, ahora sí recogido a bombo y platillo por los medios, en defensa de los presos políticos encarcelados por el régimen de Maduro.
Bien está que se acuerden de Venezuela, al fin y al cabo fue una de las colonias españolas independizadas en las primeras décadas del siglo XIX, pero lo que sorprende es la flaca memoria histórica que tienen, lo cansinos que llegan a resultar con Venezuela, cuando de la tiranía de Obiang o de los presos políticos saharauis en las cárceles de Marruecos no dicen nada, mutismo absoluto.